Democracia y gestión de las emociones. La transformación de los contextos escolares a partir de la participación del alumnado en el proceso educativo.

Presentamos una experiencia educativa basada en un proceso títulado “autogestión de problemas”. Este trabajo se encuentra fundamentado, analizado y caracterizado en la tesis doctoral “Maestro, ¿puedo hablar de ti? La autogestión de problemas como una experiencia transformadora en E.F.” contexualizada en el CEIP Buenavista de Huércal de Almería (Almería). Para definir la autogestión de problemas analizada en esta investigación, es necesario situarse en los conflictos habituales que vive el alumnado en las clases en las que suele demandar la autoridad de los docentes para resolver sus propios conflictos. La autogestión devolvería la responsabilidad de resolver esos conflictos a los participantes reduciendo la autoridad del docente a favor de la corresponsabilidad del grupo y de cada participante. Con la autogestión de problemas pretendemos que el alumnado descubra que las situaciones conflictivas son oportunidades de aprendizaje y crecimiento personal. Para ello planteamos dos herramientas: la asamblea y el banco de problemas.

La asamblea es utilizada para resolver los problemas colectivos que afectan a todo el grupo. Para los conflictos entre dos o tres miembros del grupo aportamos la retirada del grupo en el banco de problema para su resolución. El hecho de apartarse del grupo genera reflexión entre ellos-as y necesidad de resolverlo para regresar cuanto antes al grupo. El proceso de autogestión de problemas pretendemos corresponsabilizar a los escolares en la toma de decisiones en el desarrollo de las sesiones de clase; alentar la búsqueda personal y colectiva de soluciones ante las diferentes circunstancias que surgen en las clases; y minimizar la autoridad reclamada al docente, responsabilizando al alumnado de la resolución de sus propios conflictos grupales o individuales.

Una de las motivaciones de investigación ha sido la de dar a conocer un enfoque de la educación basado en valores y la democracia participativa, conectando con los principios del aprendizaje dialógico. Pensamos que el conocimiento generado en este trabajo puede ser el punto de partida para que los docentes, que accedan a esta información (que se encuentra íntegramente a su disposición en teseo), puedan replantearse su papel dentro de clase y la forma en que intervienen en el proceso educativo, sentando las bases teóricas para justificar procesos autogestionados y emancipadores que, en un primer momento, posibilitarán la transformación de las clases y, posteriormente, en nuestra opinión, también producirán cambios en los propios centros educativos, apoyando la labor de aquellos docentes que proponen una educación donde aprender no sea transmitir conocimientos y sí proporcionar las condiciones para que se produzcan, centrando el protagonismo en el aprendizaje del alumnado.

José F. Murillo Yélamos.

Anuncios